Nunca, amor de mi vida

Aunque era casi una rutina, nunca se aburría. Amarla y adorarla cada día más no podía cansarlo. Así era Nicolás, un hombre común, enamorado de una mujer especial. Ella era hermosa por donde fuese que la miraran y ella  también lo amaba con locura. Se veían a diario, por lo menos 8 horas diarias tenían que estar juntos. No podía ser menos, porque si no, Nico no podía concentrarse en su trabajo, se cansaba con más rapidez y su aspecto se veía más demacrado y triste. Ella sin embargo, era una chica especial. Durante el día no siempre podía verlo, a menos que él se tomara un descanso y decidiera dormir una siesta con ella. Le encantaba viajar por el mundo, recorrer lugares, y si Nico no la acompañaba, tenía que ir sola. Pero sabía que a su regreso, él estaría listo para escucharla contar sus aventuras y todas las cosas nuevas que había conocido.

Solo se tenían el uno al otro, era todo lo que podían desear. Ella era muy solitaria, y Nico era la única persona con la que podía hablar y por eso nunca se sentía sola. Él, en cambio, estaba siempre rodeado de gente, de amigos, de conocidos, pero en el fondo siempre se sentía solo, porque su alma, su corazón y sus pensamientos le pertenecían solo a ella.

Ella a veces, podía ser un poco cambiante. Cambiaba el color de su pelo cada vez que ella quería, se cambiaba el bello verde color de sus ojos por unos celestes muy luminosos, o en ocasiones, unos café oscuros y profundos, y a veces también cambiaba su nombre. El nombre que más le gustaba a Nicolás, era “Emilia”, pero de la nada se convertía en Cielo, o en Angeles, y él se veía obligado en llamarla por su nuevo nombre. A pesar de esto, su forma de ser siempre era la misma, dulce y comprensiva, acogedora, cariñosa y amable. Nico pensaba que cuando estaba con ella, era como si adquirieran un brillo especial, el cual, se iba apagando a medida que el tiempo separados aumentaba.

Ella cambiaba de nacionalidad constantemente, había nacido en más de seis países distintos, vivió y creció en diez lugares diferentes a lo largo del mundo y había trabajado en más de cien empleos de todo tipo. No envejecía, era como si el pasar del tiempo no le afectara, y por eso, cada día estaba igual de hermosa y alegre.

Se conocieron con Nicolás por casualidad, una hermosa noche estrellada, con la luna más brillante que nunca. Al verse por primera vez, ambos supieron que era amor a primera vista. Hace mucho que inconcientemente se buscaban, y por eso al verse, se eligieron sin dudar. Ambos soñaban con casarse, con ser felices juntos, soñaban con la casa, los hijos, el perrito, y llegar a viejitos juntos. Porque su amor era tan puro y tan grande, que no había límites para imaginar un futuro así. Sin embargo, esto no pasaría jamás. Ellos no podían casarse, y nunca iban a poder, nunca iban a cumplir sus sueños. Por el hecho de que era una cosa que carecía de realidad y de fundamento, y más que nada, era un proyecto, un deseo, una esperanza sin probabilidad de realizarse. Por supuesto que esto desanimaba muchísimo a Nico, y en esos momentos de desaliento, ella siempre estaba ahí para decirle “Todo estará bien, nunca dejes de soñar”. Él le sonreía, incapaz de rebatir sus palabras, y se limitaba a besar sus labios con suavidad para demostrarle que de verdad, todo iba a estar bien.

Nunca…nunca. Esa palabra pasaba por la mente de Nico. Nunca casarse, nunca tener hijos, nunca verlos crecer, nunca ir a dejarlos al colegio, nunca verlos ir a la universidad, nunca tener la casa soñada, nunca tener el perro gordo y juguetón como los que salen en las películas. Nunca envejecer juntos y ser felices. Solo podían conformarse con el presente que tenían, verse todos los días, enloquecer de amor hasta que los interrumpiera el despertador. ¿De verdad serían felices así? Nico se lo preguntó un día, y ella respondió con naturalidad: “Eso espero, porque yo nunca me iré”    

Ya no sabía qué hacer, ella ocupaba su mente casi todo el día, por un momento pensó que enloquecía, habló con un psicólogo, y con la respuesta que él le dio, Nicolás salió indignado de la consulta pegando un portazo.  “Fantasía. Soñar no cuesta nada” ¿Cómo se atrevía a hablar de esa manera de lo que él más amaba? Llegó rápidamente a casa, con cierto temor de que ella hubiera escuchado la conversación y se hubiera marchado. Apagó las luces, se arropó con las frazadas de su cama y cerró los ojos. Ella no tardó en llegar, le acarició la cara y él abrió los ojos lentamente. Al verla sonrió. Le preguntó si había escuchado, y ella dijo “Si” con un tono de voz apagado y temeroso. Nico no necesitó preguntar para saber cual era su temor, tomó aire para relajarse y dijo: -No tienes nada por qué preocuparte, yo nunca dejaré de amarte, nunca perderé la esperanza de casarnos y tener todo lo que siempre soñamos, eres lo que más me importa, y por eso nunca dejaré de estar contigo, eres mi sueño hecho realidad, y por eso, nunca dejaré de soñarte amor de mi vida.

Ella podía quedarse tranquila, si él prometía algo lo cumplía. Pero el tiempo es relativo en los sueños, ¿como sabría cuanto iba a durar el “nunca”?  

Para una chica como ella, que solo existía cuando su amado se desconectaba del mundo, no era sencillo sentirse siempre segura. Ella no podía hacer nada si un día él se cansaba y decidía dejar de soñar con ella, si eso ocurría ¿qué pasaría con ella? ¿Dejaría de existir? ¿Sería como morir? No… morir no, porque un sueño no muere hasta que no se hace realidad, pero ella era un sueño que nunca se haría realidad, ¿era inmortal entonces? Nico existía, ella no. ¿Cómo no sentir miedo sin cualquier día podía aparecer una mujer de carne y hueso, enamorarlo, y robarle sus sueños? Ella nunca estaría completamente segura. Él solo estaba con ella cuando cerraba sus ojos por la noche y comenzaba a soñar, un promedio de ocho horas diarias… el día tiene 24, al menos para él, entonces ¿qué pasaba con esas dieciséis horas  restantes? No se podía hacer nada. Ella solo tenía que tener fe, confiar en Nicolás, y en sus palabras… “Nunca, dejare de soñarte amor de mi vida, nunca”.

                                                           

 

Comentarios: 4
  • #4

    Antonella (miércoles, 18 abril 2012 11:24)

    Es re lindoooooooooo :)

  • #3

    paraelamornohayedad (martes, 17 abril 2012 22:30)

    eeeeeeeeeeeeeeeeeh todo bien esta muy bien escrito pero, me deprimiste jajajajajaja


    Solcha

  • #2

    Naai (martes, 17 abril 2012 22:26)

    Re lindo el cuento ♥ Por momentos pensé que era un vampiro :O jajajaja

  • #1

    Cami (martes, 17 abril 2012 22:14)

    yo sabia que era un sueño :O me encanto, es muy igjnvjfvn va aparecer una emilia de carne y hueso igual a la de sus sueño, yo lo se :')

hosting web
;D
;D
Mi tumblr<3
Mi tumblr<3