PRIMERA PARTE: Nº1

Hola, mi nombre es Emilia Attias, pero desde siempre me dicen Emi, bueno, no sé, no importa mucho realmente. Les voy a contar la historia, de cómo me enamoré por primera vez… bueno, mas bien, como conocí al amor de mi vida… como conocí al hombre que ahora es el padre de mis hijos, mi esposo, mi hombre…

Recuerdo que todo empezó un día lunes de febrero, yo tenía 18 añitos ya, era la penúltima semana del mes, en Marzo, yo tenía que volver al colegio. Ya era mi último año, y porfin podría irme a estudiar música, que era mi mayor sueño. En fin, yo estaba en mi cama, leyendo un libro… Inés del Alma mía, de Isabel Allende si no me equivoco. En eso, escucho como se abre el portón del jardín, y escucho a mi papá llegar en el auto. Se abrió la puerta, y escuche su voz, mi mamá lo fue a saludar y a los pocos segundos, mi mamá me llama histérica, a mi hermana y a mí. Me asomé con Luz por la puerta y fue ahí cuando nos dijeron que nos íbamos de vacaciones por toda la semana que venía, cosa de llegar y empezar con mucho ánimo el colegio.

Con Luz nos pusimos a saltar felices, hasta que nos dijeron a donde íbamos. Yo me imaginaba, que se yo, ir a alguna playa o algo así, pero no, nos íbamos al campo. A Luz le encantó la idea, pero a mi, no me entusiasmó mucho.

Llegó el día de partir, mis papás entraban y salían de la casa, los bolsos iban y venían y cada vez el auto parecía mas una mochila con ruedas que un auto. Yo estaba sentada tranquilamente en el sillón, con mi cuadernito como siempre escribiendo canciones. Yo no llevaba demasiadas cosas, mi bolso con ropa, una mochila donde tenía, por decirlo así mis cosas infaltables como libros, revistas y cosas así. Y mi guitarra, infaltable. Sin olvidarme claro de mi banano, donde llevaba mi billetera y mi celular. En fin, llevé mi bolso al auto. Y me subí, me acomodé con la cabeza apoyada en la ventana y me puse los audífonos, y empecé a escuchar música. Estuve algo así de 4 o 5 horas viendo el hermoso paisaje, viendo el cielo, perdida en mis pensamientos, y creo que ahí me quedé dormida. Cuando desperté, ya estaba atardeciendo, estaba muerta de hambre así que agarré mi mochila y saqué una barra de chocolate con maní, mi favorita, que me había regalado mi amiga Mar. En eso, noté que todavía tenía los audífonos puestos, y me di cuenta de que se me había descargado totalmente el mp3, me los saqué y lo guarde en mi banano. Tendría que esperar a llegar a la cabaña para poder cargarlo. Abrí la barra de chocolate y les ofrecí a mis papás, Luz me quedó mirando con carita de perrito mojado:

Emi- Y tu? Que quieres?

Luz- Nada (Cruzada de brazos y mirando para otro lado)

Me empecé a reír y le hice cosquillas, ella me quedó mirando de nuevo, así que deje de joderla y le dí un pedazo de chocolate. Entonces le pregunté a mi mamá

Emi- Mami, falta mucho?

Julia- No falta tanto hija…

Alejo- En realidad… (Dijo mi papá con una voz que anunciaba problemas)…(Empezó a reírse y todas soltamos un suspiro)… era broma eh, tranquilas.

Luz- No hagas eso de nuevo papá…

Al rato, entramos por un camino de tierra, yo miré por la ventaba un enorme lago que era iluminado por la luz de la luna. Había muchos cisnes y patos nadando. Era muy hermoso, alcancé a divisar un pequeño muelle con unos botes atados. Y un chico sentado con los pies colgando. Seguí subiendo la mirada por una colina, hasta que ví nuestra cabaña. Pero como el camino iba rodeando la laguna, no tardaron en aparecer unos matorrales que me impidieron seguir viendo. Al poco tiempo después, el auto se detuvo al lado de la cabaña. Todos nos bajamos y empezamos a recoger nuestras cosas del maletero del auto. Caminamos hasta la puerta de la cabaña, yo miraba para todos lados, pero todo estaba oscuro. De pronto, escuché una voz masculina, que no era de mi papá. Era la voz más estremecedora que había escuchado en mi vida. Me volteé para ver quien era y vi a un chico, alto, y con el cuerpo muy bien mantenido, no pude ver más por la falta de luz. Traía un caballo con él, se nos acercó.

Xx- Hola, ustedes son la familia Inchausti? (Preguntó amablemente)

Alejo- Si somos nosotros.

Xx- Mucho gusto, mi nombre es Nicolás Vázquez, soy el hijo del dueño del campo, me pidió que los esperara para darles las llaves (Le entregó las llaves a mi papá)

Alejo- Ah, muchas gracias (Abrió la puerta, entramos todos, estaba todo oscuro)

Nicolás pasó juntó a mí. Y me dijo:

Nico- Permiso eh…

Se acercó a una esquina de la cabaña y se escuchó un “Click”, entonces, después de unos cuantos titileos, las luces encendieron. Al fin, pudimos ver la cabaña, era realmente hermosa. Y también, pude ver a Nicolás. Tenía el pelo clarito, los ojos azules más bellos que jamás había visto, estaba vestido con una sudadera blanca y unos jeans, me concentré por unos segundos en los sexys músculos de sus brazos, hasta que nos empezó a hacer un mini recorrido por la casa:

Nico- Bueno, tienen luz, agua, gas, y cualquier cosa que necesiten, me dicen eh, yo estoy en la cabaña de al lado, esta un poco retirada pero se llega fácilmente a pie. Mañana les voy a mostrar el rancho, los botes y todo lo demás.

Julia- Muchas gracias Nicolás…

Nicolás- De nada, me retiro para que descansen, buenas noches. (Me miró muy galantemente y dijo mirándome a los ojos desde la puerta)… buenas noches, hasta mañana.

Me quedé mirando la puerta por unos segundos, hasta que Luz me agarró del brazo y me dijo:

Luz- La primera en encontrar la habitación mas grande se la queda!!!

Salió corriendo, yo solté todas mis cosas y la perseguí, subió al segundo piso:

Emi- Enana ven para acá, corriste antes, no es justo!!

Me detuve frente a una habitación, era la más pequeñita, pero algo tenía que me gustó. Entré y me senté en la cama para contemplarla. Tenía un armario, un escritorio, y un baño personal, bueno todas las habitaciones tenían uno. Al lado de la cama, había un pequeño velador, pero lo que mas me gustó, fue cuando miré por la ventana. Se podía ver todo el lago desde ahí, y con la luna reflejada en el agua, era un espectáculo realmente hermoso. En fin, bajé a buscar mis cosas y acomodé todo. Luego me acosté, estaba realmente agotada.

A la mañana siguiente, desperté temprano, fui al baño a lavarme la cara y me asomé por la ventana, estaba Nico en el muelle, estaba haciendo que se yo con los botes pero los movía de un lado para el otro. De pronto, se dio vuelta y me vio, me saludo con la mano, yo le sonreí y le devolví el saludo tímidamente. Me morí de vergüenza, no se por que. Me vestí, lo más cómoda posible y bajé a desayunar. Mi mamá estaba calentando leche, tenía café, galletas, pan, queso, mermeladas y cosas así.

Emi- Ma… ¿Y todo esto?

Julia- Lo trajo Nico hace un rato, ¿no es amable este chico? Todo es natural eh, dijo que la leche la ordeño esta misma mañana.

Emi- ¿Encerio?

Me serví leche en un baso y la probé, era realmente rica, como toda leche de campo. Después de desayunar le avisé a mis papás que iba a salir a recorrer el lugar. Cuando salí, estaba Nicolás dándole de comer a su caballo. Me acerqué como si nada.

RELATA NICO:

Estaba dándole de comer a mi caballo, cuando de pronto, vi que la chica de la cabaña se acercaba. Ahora que la podía ver bien, me di cuenta de que era realmente linda. Era delgada, alta, de pelo castaño claro, tenía unos labios hermosos y unos ojos verdes increíbles, adornados con unas pestañas envidiables.

Emi- Hola… (Cuando me saludó, su voz me pareció muy linda, no era esa típica chica con voz de pito, que odio, sin embargo, noté que era un poco tímida)

Nico- Hola… (La saludé de un beso en la mejilla, pude percibir su rico perfume, jamás olvidaría ese perfume)… ¿Cómo te llamas?

Emi- Emilia… pero… puedes decirme Emi… (Me sonrió de una manera muy tierna e inocente, amé esa sonrisa)

RELATA EMI:

Le sonreí como tonta, incluso creo que me puse roja, peri bueno, no importa, el fue muy tierno con migo y me invitó a conocer el lugar. Primero, me llevó al rancho, donde había 5 caballos. Sacó a uno y me dijo que lo montara. Me dio miedo porque yo no sabía montar, pero igual subí porque no quería quedar como tonta. Empezamos a andar, fuimos a recorrer un prado que había por ahí cerca, hablamos de muchas cosas, tenía 20 años, me había caído muy bien, demasiado bien diría yo, pero igual, ósea, como no iba a ser así si era un tierno, era lindo, muy lindo y no se, me daba mucha seguridad estar con él.

Estábamos hablando muy concentrados en lo que el otro decía, hasta que de pronto, mi caballo se asustó. Empezó a relinchar y salió corriendo, yo traté de aferrarme a las riendas lo mejor que pude, mientras gritaba, traté de mantener la calma, bueno, una calma relativa pero pronto me vi envuelta en el pánico. El animal corría y corría, y yo gritaba aterrada.

RELATA NICO:

No se que pasó en ese momento, pero el caballo salio corriendo espantando. Me asusté mucho por Emilia, así que manejando las riendas de mi caballo fui a toda velocidad tras ella. Logré la velocidad suficiente como para ponerme al lado del otro caballo. Entonces, me estiré para agarrar a Emi del brazo, ella levantó la cabeza y vi en sus ojos un miedo que me dejo helado, estaba llorando desconsoladamente.

Nico- Emilia (Le grité)… agárrate de la montura y suelta las riendas…

Emi- No, no, no (Hablaba con miedo, noté que agudizaba la voz cuando estaba asustada)

Nico- Confía en mí…

Ahí me miró de una manera muy especial, cerró los ojos e hizo lo que le dije. Se agarró de mi montura y soltó las riendas, rápidamente, yo la agarré de la cintura y la saqué del caballo, la puse suavemente frente a mí, mientras iba deteniendo el mío. Apenas se sentó, me abrazó con fuerza y lloró mucho en silencio. Cuando mi caballo se detuvo, me bajé, y la volví a agarrar de la cintura, la bajé y la puse frente a mí. Ella me miró, y con esa mirada me mató.

RELATA EMI:

Era mi héroe, solo que no sabía como agradecérselo. Lo miré fijamente, el también me miró, sentí que se me estremecía el cuerpo. Me dijo algo que al parecer no escuché, porque me lo repitió:

Nico- ¿Estas bien Emi? (Me puso una mano en la cara y me secó las lágrimas, tan tierno él)

Emi- Si, si… estoy bien… Gracias…

Nico- ¿Segura?

Empecé a llorar de vuelta y me abrazó, me sentía tan protegida entre sus brazos, tan segura, con tanta paz. Me dejé abrazar y cerré los ojos, me imaginé en una pista de baile con un tema muy romántico y nos imaginé bailando, así abrazaditos como estábamos ahora, después, me imaginé que de a poco se me iba acercando hasta que nuestros labios se juntaron, pero justo en ese momento, Nico me soltó. Empezamos a caminar. Y después de un rato de silencio incómodo, me preguntó:

Nico- Y… ¿tienes novio? (Le iba a contestar pero agregó)… me pa que sí… (Lo dijo con un toque de tristeza que me encantó)

Emi- ¿Por qué lo dices?

Nico- Porque… eres un chica muy hermosa Emi… lo decía por eso… lo mas seguro es que tengas novio, o si no, un montón de chicos en tu colegio que mueren por ti… ¿no?

Emi- (Negué con la cabeza) No tengo novio Nico… estoy buscando al chico indicado. Mira… te voy a contar un secreto ¿Si? No se porque pero, confío en que no se lo dirás a nadie…

Nico- Si, obvio que no le digo a nadie, pero sentémonos aquí (Indicó una roca grande que servía de asiento)

Emi- La verdad es… que jamás he tenido novio… (Bajé la cabeza, un poco avergonzada)

Nico me puso dulcemente la mano en mi mentón y me levantó la cabeza, haciendo que lo mire.

Nico- Entonces… ¿Tampoco has besado nunca a un chico?

Me limité a negar con la cabeza, pero lo que pasó después, fue increíble.

Nico- Si quieres yo te enseño…

Lo miré impresionada. No sabía que hacer, jamás me había pasado esto antes. Le habría dicho que si, pero me conocía hace menos de 24 hora y ya me quería besar? No me pareció normal, o al menos en ese momento, no lo quería ver normal. No me controlé y le di una cachetada, me levanté y me fui.

Nico- Espera!!! (Se puso una mano en la carita adolorido pobrecito)… Emi, por favor, perdón, perdón…

Me tomó la mano y me dio vuelta con delicadeza. Me agarro de la cintura y me miró.

Nico- Perdón… tu me estabas diciendo algo que era importante para ti y yo me zarpé, ya lo sé, perdón… por favor ¿Me perdonas?... además… ¿No crees en el amor a primera vista? (Me quedé viéndolo con los ojos bien abiertos por lo que me había dicho)

Emi- Nico… (Me separé, aunque no quería)… mi familia me espera para almorzar… me tengo que ir…

Me agarró de la cara y me miró, noté cierta tristeza en su mirada.

Nico- Respóndeme por favor… ¿Crees en el amor a primera vista?

Emi- Si Nico, si creo en eso… (Noté como se le ponían los ojitos brillantes, y se le dibujaba una sonrisa en su rostro)… me tengo que ir…

Di media vuelta y empecé a caminar.

Nico- ¿Te puedo ir a dejar al menos? Yo me subo con tigo al caballo, no te va a pasar nada… (Era obvia su tristeza, estaba como decepcionado)

Emi- (Suspiré y di la vuelta) Está bien…

Nico sonrió, se subió al caballo y me extendió la mano para ayudarme a subir. Me senté delante de él. Pasó sus brazos bajo los míos y agarró las riendas, al tiempo que ponía su mentón suavemente en mi hombro, haciendo que su cara quedara junto a la mía. No pude mover la cara en todo el trayecto, porque si la giraba, me iba a encontrar con la boquita hermosa que tenía. Podía escuchar y sentir su respiración, sentía como rozaba mi mejilla, y sentía como su pecho se llenaba de aire en mi espalda.

Llegamos a la cabaña, y me bajó del caballo igual que la última vez, pero esta vez, yo le puse mis manos en sus hombros y cuando toque el suelo, bajé mis manos acariciando sus brazos, hasta llegar a sus manos, el las tomó con mucha ternura y me acarició la cara. Después se me acercó mucho, y me besó delicadamente la frente y luego la mejilla. Me miró unos segundos y se volvió a subir al caballo.

Nico- Te veo luego Princesa…

Se marchó en su caballo. Yo me lo quedé mirando toda embobada. Entré a la cabaña, almorcé muy callada y subí a mi habitación. Agarré mi guitarra y empecé a tocar algunas canciones, pero todas me salían románticas. Y aunque lo quería evitar, Nico apareció en mi cabeza y no lo podía sacar. De pronto, escuche un vocecita interior que me hablaba:

Emi… no te hagas la tonta nena, te encanta Nico!!! Deja de pensar en él como tonta y anda a partirle la boca de un beso!!!

Emi- ¿Qué? ¿Quién es? ¿Y que tonterías estas diciendo?

Deja de hacerte la bolida y admite que el de los ojazos te mueve el piso.

Emi- Callate!!

Me sacudí un poco, hasta que dejé de escuchar esa voz tan molesta. Agarré la guitarra nuevamente y empecé a tocar: De cabeza. E inconcientemente, a la letra de la canción, ya que la tenía escrita, le dibujé un corazoncito y le puse: Nico y Emi

Me sorprendí a mi misma con eso, jamás me había pasado eso, y aunque se sentía hermoso, no me resignaba a aceptarlo y dejarme llevar por el amor.

Me quedé todo el día encerrada, por que no me quería encontrar con Nico.

Me quedé dormida en mi cama, con todas las canciones y partituras revueltas y desordenadas. Estaba anocheciendo, cuando de pronto escuché un ruido en la ventana, como si la estuvieran golpeando. Pero pensé que no era posible porque estaba en el segundo piso. Así que me di vuelta y seguí durmiendo. El ruido no paraba, así que me levanté a ver. Abrí la ventana y saqué hasta los hombros, miré para un lado y no había nada, pero cuando vi para el otro lado, vi a Nico encaramado, mirándome. Me asusté cuando lo vi, y con el grito que pegué el también se asustó, y se soltó. Casi se cae pero lo agarré justo.

Nico- Suéltame o nos vamos a caer los dos, enserio, se como caer…

Emi- ¿Estas loco? Te vas a matar si te suelto, me muero si te pasa algo… (Me sorprendí con lo que dije, fue como: ¿yo dije eso?)

Nico- Ah, entonces te mueres si me pasa algo? (Sonriendo)

Emi- (Me sonrojé horriblemente)… E-e-e… No jodas ahora Nico, estas colgando de una ventana…

Nico- Cuidado, cuidado, que mi corazón esta colgando en tus manos (Cantando la canción, cosa que me pareció muy tierna, me mordí el labio y lo miré)

Emi- No empieces… (Aguantándome la risa) ¿Seguro sabes como caer?

Nico- Si, tranquila…

Emi- Si tú lo dices…

No estaba muy segura, pero lo solté y me tapé los ojos, implorando por que no le pase nada, pero cuando abrí los ojos, noté el ligero detalle de que estaba con un poco mas de medio cuerpo colgando por la ventana, hice un estúpido movimiento y caí. Nico me recibió y con el impactó nos caímos los dos y quedamos tirados en el suelo, yo quedé encima de él. Lo miré re enamorada, el también, me agarró la carita y se me acercó hasta que juntáramos nuestras frentes y mi nariz rozara delicadamente la suya. 

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    rvmaythenand (miércoles, 25 enero 2012 01:09)

    Son re lindos.

  • #2

    novelasvazattias (domingo, 20 enero 2013 00:26)

    sakdmskfcmd hermoso jajajaja voy a seguir leyendo y te firmo un re comentario jaj

PRIMERA PARTE: Nº 2

Me miró por unos segundos, me acarició la cara delicadamente. Y me dijo algo, algo que jamás voy a olvidar

Nico- Emi… se que es pronto para ti… pero… si de verdad crees en el amor a primera vista… deberías creer en esto. (Me agarró la mano y me la puso en su pecho, pude sentir como latía su corazón, me morí de amor)… ¿Sientes como late? Está así desde que te vi… esto es amor a primera vista Emi, si no crees en él… entonces no se como decirle a esto que siento cada vez que estoy con tigo… dime que si, por favor…

Me quedé mirándolo embobada, pero luego reaccioné, me levanté y le ofrecí mi mano para que se levantara. El me miró confundido, yo empecé a caminar hacia el lago, sin soltarle la mano. Me senté en el muelle y lo miré.

Nico- ¿Quieres dar un vuelta? (Me preguntó esto, mientras se subía a uno de los botes y me extendía la mano, yo la tomé y subí con mucha confianza)

Desató el bote y empezó a remar, hasta que llegamos al centro del lago. Era una escena realmente inolvidable. Nos iluminaba la luz de la luna, y se escuchaba el canto de los grillos y el correr del agua. Estábamos frente a frente, pero quise tenerlo mas cerca y me senté junto a él y lo abrasé, apoyando mi cabeza en su pecho. Dejó de remar. Y todo fue silencio, interrumpido solo por el canto de los grillos. Levanté la cabeza y quedamos con nuestras narices rozándose de nuevo.

Nico- Te… te amo…

Yo me quedé mirándolo como siempre, pero esta vez era diferente, por que con mi mirada, le transmití todo lo que sentía por él. Por dentro, mi panza estaba que explotaba de maripositas, no podía creer que me había dicho: Te amo…

Nico- ¿Y tu? (Me preguntó revelando cierto temor por la respuesta que le podía dar)

Emi- Yo… (Si me hubiese aferrado a mis principios en ese momento, probablemente no estaría contando esta historia en este momento, así que deje mi mente en blanco, y dejé que actuara solo mi corazón)… yo también te amo… (Se lo dije, se lo dije, me salió del alma, y era la verdad, en es momento me di cuenta de que lo amaba)

Nico me sonrió con mucha ternura, y me acarició la cara. Se me empezó a acercar, pero esta vez, yo no me alejé. Nuestras frentes quedaron juntas nueva mente y me miró a los ojos fijamente, pero esta vez, yo también lo miré, tratando de transmitirle toda la ternura del mundo. Dejé escapar un sonrisita, se me acercó mas, hasta que sentí como su aliento acariciaba mi piel. Cerré los ojos, y sentí sus labios rozando los míos. Hasta que porfin, se unieron del todo, en un dulce beso, en un beso muy hermoso, un beso inolvidable, donde nos dijimos todo lo que nos habíamos reprimido hasta ese momento.

Nos seguimos besando por un rato, hasta que nos separamos. Yo lo miré, tenía mis ojos llorosos, estaba emocionada por lo ocurrido. Nico me miró con ternura.

Nico- Ese beso… fue el más lindo que me dieron en toda mi vida…

Yo le sonreí con timidez, porque ese había sido mi primer beso, y fue lo más hermoso del mundo, me volvió a besar por otro rato, luego nos separamos y nos quedamos abrazados por un rato, mientras remaba hasta el muelle. Cuando llegamos, ató el bote al muelle y me ayudó a subir amablemente. Nos fuimos abrazados y besándonos hasta la cabaña. Me apoyé en la puerta mientras me besaba.

Nico- Te amo… (Me dio un piquito)

Emi- Yo también... (Le devolví el piquito, abrí la puerta y entré)

Cuando llegué a mi habitación, me asomé por la ventana. Y Nico seguía ahí, como esperando que hiciera eso.

Nico- ¿Nos vemos mañana mi Julieta?

Emi- Por supuesto mi Romeo…

Nico- (Moviendo los labios y poniéndose la mano en el pecho) Te amo

Yo hice lo mismo, le lancé un beso y cerré la ventana. Ordené mis partituras, me puse el pijama y me acosté. Al rato, me quedé dormida, y soñé toda la noche con Nico. Soñaba que me asomaba por la ventana y el estaba ahí, sobre su caballo, mirándome. Hasta que se elevaba mágicamente hasta mi ventana para unir nuestros labios en un cálido beso… hasta que me desperté. Al principio, pensé que todo había sido solo un sueño, un sueño muy hermoso, pero a lo largo que la mañana transcurría me iba dando cuenta de que no era así. Después de desayunar, salí y me fui a sentar al muelle, haber si aparecía Nico, porque no estaba en ningún lado, ya lo había buscado en el establo, por los alrededores y no aparecía. Estaba sentada, perdida en mis pensamientos cuando de pronto escuche un golpe muy fuerte y unos gritos de un hombre mayor, que decían un montón de barbaridades e insultos. Sorprendida me levanté y trate de ubicar de donde venían los gritos, pero de repente, escuché la bella voz de mi Nico, se escuchaba adolorido, con miedo, se notaba el llanto, en ese momento se me sobrecogió el pecho y el estómago. Mi corazón empezó a latir con fuerza mientras buscaba desesperada el lugar de donde venía su voz. Corrí y corrí por un caminito de tierra hasta encontrarme con una choza en muy mal estado. A juzgar por como se veía, era obvio que en invierno se llovía, me detuve mirando la casa por un rato hasta que la puerta se abrió, y apareció Nico, todo golpeado, casi inconsciente, caminaba tambaleándose, me morí ahí mismo por verlo así de mal. Atrás de él, apareció un viejo alto, feo y gordo. En un principio, pensé que era su padre y el dueño de la cabaña donde estábamos nosotros, pero luego, vi como empujaba a Nico, haciéndolo caer al suelo y rodar hasta quedar casi enterrado entre unos matorrales y pasto. En ese momento sentí una furia, una ira, un odio increíble.

Emi- Oiga!! ¿Pero que le está haciendo? ¿Está loco a caso? (Le grité con furia)

El viejo se me acercó, me quedé petrificada, pensé que me iba a dar un golpe o algo, pero justo en ese momento en el que estaba empezando a levantar su brazo, Nico me salvo:

Nico- No se te ocurra tocarla, ella no tiene nada que ver… (Hablaba como podía, al parecer tenía alguna herida en sus labios, y se escuchaba débil)

El viejo lo miró con desprecio, y luego me miró a mí de la misma manera:

Viejo- No te entrometas…

Dio media vuelta y entró a la casa dando un portazo. Apenas se fue, corrí hacia Nico, que estaba todavía tirado en el pasto inmóvil. Estaba boca abajo, así que con cuidado lo volteé, sosteniendo su cabeza con mis manos. Me miró con sus ojitos llenos de lágrimas, tenía un ojo morado, unos rasguños en la frente y en sus brazos y le sangraban las narices y sus labios. Le acaricié la cara con cuidado:

Emi- Nico… ¿Qué pasó?

Nico- ¿No te hizo nada verdad, Emi? (Me respondió preocupado)

Emi- No hermoso, estoy bien. Pero tu no, vamos (Puse su brazo sobre mis hombros para poder levantarlo) a la cabaña, ahí tenemos antiinflamatorio y otras cosas.

Nico- No… estoy bien… (Al decir eso, se le doblaron las rodillas, por suerte lo tenía bien agarrado)

Emi- No estás bien vida, vamos…

Empezamos a caminar, con un poco de dificultad por supuesto, pero porfin llegamos a la cabaña. Lo senté en el sillón y fui a buscar el botiquín de primeros auxilios. Me senté a su lado y empecé a limpiarle sus heridas con un algodón, con mucho cuidado.

Después de un rato, llegó apareció mi mamá, y se preocupó a horrores cuando vio a Nico así:

Julia- Dios mío, Nicolás!! Que te pasó muchacho?!?!?!?

Nico- Tranquila señora, estoy bien, solo que me caí de mi caballo nada más…

Julia- Ah, bueno, ¿Cómo te sientes?

Nico- Mucho mejor ahora, gracias, Emi me puso antiinflamatorio y me curó.

Julia- Aja… (Dijo con un tono que me preocupó, o estaba sospechando o nos había descubierto)… no andan en nada raro ustedes ¿no? Los veo muy amigos últimamente…

Emi- No mamá, nada que ver… somos buenos amigos nada más, además que Nico me esta enseñando a montar a caballo, así que por eso pasamos mucho tiempo juntos…

Julia- Todo el día diría yo… pero bueno, Nico, ¿Te quieres quedar a comer?

Nico- No, no muchas gracias, pero no puedo aceptar la invitación…

Emi- Dale Nico…después te acompaño a tu casa ¿si? (Le dije haciéndole un mimo en la mano fuera del alcance de visión de mi mamá, o eso creía)

Julia- Bueno, bueno, si ya terminaron de hacerse mimos (Nos miramos, avergonzados)… vamos a comer, así podemos hablar ¿Les parece?

Caminamos hasta la cocina, y noté que Nico cojeaba un poco, así que le dije que se sentara, pusimos la mesa y empezamos a comer. Estábamos todos en silencio, un silencio muy incómodo, hasta que se me ocurrió preguntar:

Emi- Mamá, y ¿mi papá?

Julia- Fue a un pueblo cercano a comprar, dijo que volvía mas tarde… (Asentí con la cabeza, dándole a entender que había entendido)… bueno chicos, ¿no tienen nada que decirme?

Nico y Emi- ¿Sobre que? (Ambos nos atoramos con la comida)

Julia- No se hagan, ya los descubrí chicos. ¿Cuándo iban a decirme que estaban de novios?

Nico- Señora Julia… yo…

Julia- Tranquilo Nico, está todo bien… me pareces un buen chico y me pone feliz que Emi esté con tigo…

Emi- Pero…

Julia- Hija, ya eres grande, los dos ya son grandes, son maduros, son libres de tomar ese tipo de decisiones…

Emi- Perdón que no te conté… (Le dije avergonzada)

Julia- Esta todo bien hija, lo único que me preocupa eres tu Nico…

Nico- ¿Yo? ¿Por qué?

Julia- No te caíste del caballo, si le estás enseñando a Emi, tienes que ser bueno en eso ¿no?

Nico- Hasta los mejores jinetes pueden cometer errores… (Dijo Nico humildemente)

Mamá nos miró unos segundos pensativa, luego se limitó a decir:

Julia- Bueno… como sea… los felicito…

Con Nico nos miramos y sonreímos. Mas tarde, salimos de la cabaña, para acompañarlos hasta su casa. Estaba muy callado, estaba perdido en sus pensamientos, hasta que le agarré la mano y le pregunté:

Emi- Nico… (Me miró con un toque de tristeza)… ¿No me vas a decir que fue lo que pasó con tu papá?

Al escuchar la palabra: “Papá” su rostro se llenó de amargura, se le llenaron los ojos de lágrimas y se tapó la cara con sus manos, queriendo ocultar su llanto. Yo lo abrasé con fuerza, nos sentamos sin dejar de abrasarnos, y lloró un rato, ocultando su carita en mi hombro. No sabía que hacer, solo le acariciaba el pelo y de ves en cuando le preguntaba:

Emi- ¿Qué paso mi amor? ¿Qué paso? (Hablándole muy bajito)

Cuando se calmó, levantó la cara, yo tenía los ojos llenos de lágrimas, porque se me partió el corazón al verlo así de triste:

Nico- Él no es mi papá… (Me dijo entre sollozos)… es mi tío. Mi papá falleció cuando era niño, el era el dueño de todo este lugar, y ahora, se lo quedó él. Tengo la esperanza de poder recuperarlo algún día, pero por el momento, me veo obligado a trabajar para él. Es un maldito borracho ese tipo…

Emi- Pero… ¿Por qué te pegó? Casi te mata mi amor!

Nico- Tranquila, no me va a matar… es solo que estaba borracho y se enojó por que el otro día empecé a hacer unos trámites para poder recuperar el terreno y… (Bajó la cabeza)

Emi- Y que…???

Nico- Y se molestó cuando me vio contigo… habló puras estupideces de ti, yo me enojé y le contesté, le levanté la voz y me pegó… piensa que solo quieres venir a quitarme las tierras de mi papá… (Se rió con ironía)… es un idiota…

Le agarré la carita y lo besé con cuidado de que no le dolieran los labios.

Emi- Yo estoy segura, de que vas a recuperar este lugar, y vas a poder vivir como te mereces… y yo te voy a ayudar.

Nico- ¿Tu? ¿Cómo me vas a ayudar mi amor? (Me preguntó sorprendido)

Emi- Mi papá trabaja en el juzgado, si se lo pido, puede empezar a hacer el papeleo de las tierras y además, el hecho de que te haya golpeado puede ser penado por la ley, puede ir a la cárcel.

Nico- ¿Enserio? (Me preguntó con los ojitos iluminados)

Emi- Si mi amor… tu papá te iba a heredar estas tierras a ti ¿no?

Nico- Si… pero yo era demasiado chico cuando el murió como para hacerme cargo de todo este lugar… así que mi tío dijo que me iba a cuidar y de paso, se adueño de todo.

Emi- Perfecto (Le di un piquito) Apenas lo vea le digo que empiece a trabajar…

Nico me miró por unos segundos y luego me abrazó. Y solo me dijo:

Nico- Gracias mi amor, pero no creo que logre algo con eso… (Con su voz muy quebrada)

Al otro día, estaba desayunando. Estaba feliz de la vida comiéndome una tostada cuando un comentario de mi mamá hizo darme cuenta de algo:

Julia- ¿Quién lo diría no? Ya es nuestro 3er día, ha sido muy agradable estar acá… lastima que el sábado nos tenemos que ir… (Era Miércoles)

Me quedé pálida cuando escuché eso, hasta ese momento, no me había dado cuenta de que estábamos solo de vacaciones en ese lugar y que llegado el sábado, tendríamos que volver a casa, y al colegio y no vería mas a Nico. Terminé de desayunar, muy callada, hable con mi papá sobre el problema de Nico y luego salí a buscarlo, llevaba ni guitarra al hombro, porque tenía ganas de tocar un rato. Lo encontré descansando en el establo con un cuaderno y un lápiz. No me vio cuando entré, estaba muy concentrado en su cuaderno. Me paré junto a él y me acerqué a su oído y le dije despacito:

Emi- ¿Qué haces? (Dio vuelta la cara confundido y le robé un piquito, se rió y me besó)

Nico- ¿Cuándo llegaste? (Abriendo los brazos para que me sentara junto a él y abrazarme)

Emi- Recién llegué (Acomodándome a su lado, le rodeé su cuello con mis brazos)… ¿Qué es eso?

Nico- Estoy tratando de escribir una canción… pero no se que melodía ponerle…

Emi- ¿Puedo verla?

Nico- Obvio… (Me pasó el cuaderno)

Caminé en círculos por un rato, mirando la letra y tarareando unas melodías. Le devolví el cuaderno y agarré mi guitarra y empecé a tocarla:

Vayamos lejos mi amor, lejos de acá

Mis ojos pueden llevarnos hacia otra realidad

Que sea un mundo mejor

Y la verdad no sea triste, te juro que existe

Existe ese lugar…

Cuando terminamos de tocarla, me besó con mucha ternura y me dijo:

Nico- Era para ti…. Pero…

Emi- Ahora es nuestra… (Lo besé)… Nico, necesito hablarte de algo…

Me empezó a besar y no me dejaba hablar:

Emi- Nico…Ni…. Nico… porf… (Me miró y me volvió a besar)… mi amor… (Me seguía besando, me separé con fuerza y le dije)… Nico el sábado me voy y no nos vamos a ver más…

Me quedó mirando impactado. Al parecer, tampoco había pensado en que solo estaba de vacaciones ahí. Bajó la mirada con tristeza, yo le agarré la carita y le dije:

Emi- Nico, mírame por favor… (Me miró)…Te amo, la distancia no nos va a separar, te voy a venir a ver, voy a venir en mis vacaciones, además este es mi último año y después puedo tratar de venirme para acá.

Nico- Emi… yo… yo no sé si funcione esto así… en este lugar no vas a ser feliz… no hay nada mas que campo, no vas a poder estudiar nada, no vas a poder trabajar… no te conviene venir para acá… tu tienes un buen futuro en tu casa y yo no te lo voy a arruinar, no voy a dejar que lo arruines por mí…

Emi- ¿De que hablas?

Nico- Estás diciendo que quieres venirte a vivir con un chico que vive en una casa con un borracho violento. No tengo dinero para vivir, no te puedo ofrecer nada Emi…

Emi- A mi no me importa eso… si te tengo a mi lado, soy feliz…

Nico- Pero Emi… imagínate: el sábado te vas, tienes que rendir lo mejor posible en el colegio y tienes que empezar a estudiar y ser profesional. No puedes estar viajando solo por venir a verme…piensa que pasa si llegas y te encuentras con que tengo otra novia… que se yo…

Emi- ¿Me vas a poner los cuernos?

Nico- Ni loco lo haría… me refiero a que nos vamos a ver tan poco que… la relación se va a degastar…

Emi- Pero…

Nico- Disfrutemos hasta el sábado, y cuando llegue el momento, nos despedimos y seguimos con nuestras vidas como si nada…

Me quedé mirándolo con los ojos llenos de lágrimas. Escondí mi cara en su pecho y lloré, mientras el me abrazaba. Cada vez que me tocaba podía sentir su tristeza. Fue un momento muy difícil. Fue como si nos hubieran dicho que nos íbamos a morir. Algo en ese momento se quebró. Estuvimos todo el resto del día en el establo cantando y haciéndonos mimos, hablando, pensando en que podíamos hacer, pero por cada idea que se nos ocurría, acabábamos dándonos cuenta de que eran solo fantasías.

Lo ultimo que quería era que ese día acabara, ojala hubiese durado por siempre. Pero casi sin avisar, se oscureció. Nico me fue a dejar a la cabaña, se despidió con un beso muy tierno y se marchó a su casa. Me ponía mal el pensar que tenía que ir con ese tipo otra ves, tener que enfrentarlo solo. Me daba miedo que le hiciera algo. En fin, entré. Me fui directo a mi habitación y estuve toda la noche escribiendo canciones. Me dormí como a las 6 de la mañana.

Cuando desperté, miré mi ventana y vi un papel con un mensaje que estaba pegado por fuera. Era de Nico. Decía que me esperaba en el establo. Me vestí y lo fui a buscar.

Cuando llegué, lo encontré dormido sobre un montón de fardos de heno. Me acerqué sin hacer ruido y le acaricié el pelo. Se veía tan lindo dormido. Me senté a su lado y le acaricié la espalda por un rato, hasta que se empezó a despertar. Cuando me vio, me agarró de la cintura y me tiró sobre él. Nos besamos por un rato hasta que se separó y me dijo:

Nico- Te extrañe…   (Dijo Nico, haciendo pucheritos, me dio risa, mezclada con ternura y le dí un piquito)

Emi- Yo también te extrañe… ¿para que querías que viniera?

Nico- ¿eh? ¿Acaso no querías verme?

Emi- (Riéndome) Obvio que te quería ver mi amor… (Le dí un beso)

Nico- ¿Qué quieres hacer hoy?

Emi- Mmm… no sé, solo se que quiero estar contigo (Le dije, mientras acomodaba mi cabeza en su pecho)

Nico me abrazó y me acarició la cabeza y la espalda.

Nico- ¿Qué te parece si vamos al pueblo? ¿Te animas?

Emi- Dale, sería divertido!

Caminamos tomados de las manos hasta la cabaña, me asomé por la puerta con Nico y le avisé a mi mamá que estaba descansando en el sillón a donde iba para que no se fuera a preocupar y nos fuimos.

Al llegar allá, me divertí mucho mirando las artesanías, mirando ropa, las comidas y todas las cosas que habían. Nico parecía divertido con mi interés por ver todo, casi como una niña pequeña en una juguetería. Vi un collar que me encantó, porque tenía in dije con forma de “llave de sol”. Me quedé mirándolo por un rato y luego continuamos Mas tarde, después de recorrer todo, nos sentamos en unas mesitas que tenía un local puestas en la calle con quitasoles.

Nico- ¿Quieres algo? No se… ¿Una bebida? (Dijo Nico con un tono de vergüenza)

Emi- Mmm… (Mientras miraba el menú de postres y bebidas, recordé que Nico no tenía dinero, y lo último que quería era hacerle pasar un mal rato, así que le sonreí)… me encantan las bebidas, en especial cuando hace tanto calor…

Nico- Perdóname (Me dijo con tristeza y se me partió el alma) me encantaría poder invitarte un helado o regalarte todo lo que hay en el pueblo… pero… no tengo dinero…

Emi- (Me acerqué a él, le di un beso y lo abrasé) Mi amor…. Esta todo bien, no me pidas perdón, yo no estoy con tigo para que me regales cosas ni para que me compres todo… estoy con tigo porque te amo mucho ¿Sabías? Y eso es suficiente mi vida…

Me miró con ternura, y me acarició la mejilla:

Nico- ¿Cómo hice para encontrarte? ¿Qué fue lo que hice para que estés con migo? Eres tan buena, tan comprensiva, tan hermosa, tan dulce… y yo… yo…

Emi- Eres perfecto tal cual eres (Lo interrumpí)

Nico- Te amo mucho…

Emi- Te amo mucho, mucho, mucho… (Nos besamos)

En fin, seguimos hablando por un rato, mientras nos tomábamos nuestras bebidas. Juro que esa bebida fue la más rica que probé en toda mi vida. He vuelto a comprar la misma, pero jamás es tan buena como la de ese día.

En ese momento me sorprendí de mi misma, no me había dado cuenta de lo mucho que me había acostumbrado a estar con él, hace unos días atrás, jamás había estado tan cerca de un chico, mucho menos besándolo, y ahora, me parecía lo mas normal y hermoso del mundo. Quizás él lo hacía sentir así. Confiaba tanto en él, sentía que podía hacer lo que sea con él y que me iba a cuidar siempre, supongo que así es el amor. 

 

Escribir comentario

Comentarios: 1

PRIMERA PARTE: Nº 3

Estábamos a punto de irnos de vuelta al lago, seguíamos en el local, pero ya estábamos por irnos, cuando de pronto, apareció un dúo de chicos, creo que de la misma edad de Nico y se nos acercaron. Noté como los músculos de la cara y los brazos de Nico se contrajeron, se puso muy tenso. Me dijo bajito: Ignóralos. Yo lo miré y asentí con la cabeza, me estaba por parar hasta que ambos se sentaron, uno a cada lado mío.

Xx1- Vaya, ¿Qué tenemos aquí?

Xx2- Wow, Nico, esta ves si que pescaste una muy buena…

Yo los miraba con asco, mientras ellos casi me comían con los ojos, mirándome de arriba abajo, Nico observaba con furia, sin decir nada, mejor así, por que por la cara que tenía, creo que si hubiera abierto la boca abría armado una pelea:

Emi- ¿Qué tanto miran?

Les dije enojada e incómoda por el acoso. Uno de ellos agarró la botella de la bebida y miró a Nico:

Xx1- ¿Esto le compraste Nicolás? ¿Una bebida? No lo puedo creer… esto es un insulto para ella… (Yo miré para otro lado)

Xx2- Mira… esto, tendrías que hacer (Haciendo señas para que viniera el mozo, llega a nuestra mesa, le dijo algo que no alcancé a oír)… no lo puedo creer Nico, yo te tenía alto eh, te me caíste…

Nico- ¿Por qué mejor no se callan, se van y nos dejan en paz?

Xx1- Hey, tranquilo… solo te estamos aconsejando… no valla a ser que después tu noviecita se aburra y te deje...

Miré con furia a ese chico, tenía unas ganas de darle una buena cachetada. A los pocos segundos, apareció el mozo con una copa de helado gigante, y con una malteada, muy grande también. Yo mire ambas cosas confundida, hasta que dijeron:

Xx2- ¿Ves hermosa? Esto es lo que Nico debería darte…

Xx1- Considéralo un regalo con mucho amor para ti bebé, disfrútalos…

Yo los miré a ambos, cada palabra que me decían me daba asco, cada movimiento que hacían tratando de seducirme, cada vez que se me acercaban, realmente sentía repugnancia.

Emi- Ah… mira que amables ustedes eh… (Me levanté de la silla y agarré ambas cosas)… Por que no mejor…! Los disfrutan ustedes!(Les grité, mientras les tiraba todo el helado y la malteada en la cara)

Le agarré la mano a Nico y nos fuimos. El me tomó la mano con fuerza, como con miedo a que nos separaran. Una ves nos alejamos lo suficiente del local, me abrasó. En ese momento, se me ocurrió preguntar:

Emi- ¿Por qué no hiciste nada?

Nico- Perdón… pero esos tipos son delincuentes, andan armados… si les hubiera hecho algo seguramente me habrían atacado, o quizás... Te habrían hecho algo a ti… y te juro que me muero… ¿Te enojaste por que no hice nada? Perdóname por favor…

Emi- No, no, no amor, tranquilo, solo quería saber, me sorprendió tu actitud, pero ahora ya entendí todo… esta todo bien… ¿vamos? (Le dije volviendo a agarrar su mano)

Nico- Vamos (Me besó y empezamos a caminar)

Mientras íbamos de regreso a la cabaña, volví tocar el tema del otro día:

Emi- ¿Qué vamos a hacer cuando me valla de acá?

Nico- Pensé que había quedado claro linda… (Lo miré)… haber, tu te vas a ir, vas a estudiar y vas a ser la mejor de tu clase y vas a seguir con tu vida como siempre. Yo voy a seguir también con la mía, voy a seguir luchando con todo lo que tengo para recuperar lo que me pertenece y luego de todo eso, si el destino quiere que nos volvamos a encontrar y si nos quiere juntitos, entonces que así sea.

Emi- Tiene que querer… (Hablando con voz tierna y lo abrasé mientras caminábamos)

En eso, me sonó el celular. Era mi papá, que me informó de algo que estaba esperando. Me puse muy feliz, le di las gracias y miré a Nico.

Nico- ¿Qué pasa que te pusiste contenta de golpe?

Emi- Hay mi amor, te tengo una sorpresa! (Le dije sonriendo muy emocionada)

Nico- ¿Enserio? ¿Qué es?

Emi- Es sorpresa Nico…!!

El plan era llevarlo hasta el establo, para que pudiera encontrar ahí la sorpresa, pero mi papá tuvo un ligero retraso y cuando llegamos, no había nada…

Nico- Me dijiste que estaba acá la sorpresa… ¿Qué es?

Emi- Epa, tranquilo! Ya vas a ver…

Marqué el número de mi papá para saber que había pasado, me relajé cuando me dijo que venía en camino. Corté y me volví a sentar junto a Nico.

Nico- ¿y?

Emi- Y te amo, y eres tierno, y lindo, y perfecto, y te amo mucho… (Lo empecé a besar, el me siguió el beso muy tierno hasta que de pronto, llegó mi papá y nosotros no nos dimos ni cuenta)

Alejo- Ejem, ejem (Tosió)

Emi- Papá?!?!?!? (Dije muerta de vergüenza)

Nico- Perdón señor, por favor… (También muerto de vergüenza)

Alejo- Si, si, si no me expliquen nada mejor, toma (Me pasó una carpeta llena de papeles)… ahí esta todo, solo tienes que llamar a ya sabes quien y todo solucionado.

Emi- ¿Enserio? Gracias papá (Me levanté y lo abrasé)

Alejo- Bueno, mejor los dejo… (Mira a Nico)…cuidadito tu eh… (Se va)

Nico- ¿Qué es eso? (Preguntó intrigado)

Emi- Tu sorpresa! (Se la paso)… léela!! (Le dije con una sonrisa ansiosa)

Nico abrió la carpeta y empezó a leer. Jamás olvidaré como se iba desfigurando su cara a medida que se iba dando cuenta de lo que era. Permaneció por unos minutos mirando la carpeta, como si estuviera en shock. Levantó la mirada, y vi sus ojitos llenos de lágrimas, su cara tenía dibujada una sonrisa impresionante, estaba hirviendo en alegría y emoción. Dejó la carpeta a un lado, se levantó y corrió a abrasarme. Perdí la cuenta de cuantas veces dijo “Gracias”. Lloró mucho, de pura emoción, lo único que le salía era: “No lo puedo creer” Al ratito después, se calmó un poco, me senté junto a él, seguíamos abrazados, el tenía la carpeta entre sus manos, que le temblaban.

Emi- Amor, deja eso ahí, cálmate un poco, por favor (Le dije con ternura y un poco tentada, mientras apartaba la carpeta a un lado)

Nico- No puedo creer lo que hiciste… no se como voy a poder agradecértelo…

Emi- Te lo mereces y mucho más…dame un beso y listo…

Nico- Estoy hablando en serio Emi…

Emi- y yo también! (Lo besé)

Nico- Eres la mejor del mundo ¿Sabes? Eres lo mejor que me pasó en la vida… eres tan especial…

Emi- Lindo, te amo… ahora… solo tienes que disfrutar y ser feliz… (Nos besamos)

La sorpresa era, nada más y nada menos que las escrituras del campo con su nombre, ahora, Nico era el único dueño, amo y señor de todo. Y como sorpresa extra, su padre no solo le había dejado de herencia el campo, si no que también, una suma enorme de dinero, con la cual no tendría que volver a trabajar, ni seguir viviendo en esa porquería. Lo único que faltaba por hacer, era mañana, ir con la policía por seguridad y sacar a su tío, que se había estado haciendo el dueño del campo, y además, sería arrestado, por maltrato y explotación de menores, ya que había tenido a Nico trabajando en esas condiciones desde que quedó bajo su cargo a los 12 años.

Nico- ¿Puedes guardar tú esta carpeta mientras esperamos a mañana?

Emi- ¿Por qué?

Nico- Por que, me preocupa que mi tío la encuentre y al ver lo que es la esconda, la rompa, la queme, que se yo… ¿puedes?

Emi- Si obvio…

Nico- Gracias… (Me dio un piquito) vamos, te voy a dejar a la cabaña…        

Cuando llegamos, estaban todos dormidos, nos sentamos en el sillón y prendimos la tele. Encontramos una película que nos gustó, así que traje una frazada, nos acurrucamos y empezamos a verla. Casi al final, me quedé dormida. La película terminó y Nico me levantó en sus brazos y me fue a dejar a mi habitación. Me puso en la cama y me tapó. Se estaba por ir y me desperté…

Emi- Nico…

Nico- Shhh (Me acomodó la frazada) Duérmete…

Emi- Quédate… (Le dije casi impulsivamente)

Nico- ¿Qué? Pero Emi… ¿No crees que es muy pronto para…? (Haciendo señas con las manos, que me dieron risa)

Emi- En ningún momento te dije que hagamos eso, solo quiero que duermas acá…

Nico me dio un beso, indicando que aceptaba. Se sacó la remera, y el pantalón. Ahí me di cuenta de lo prefecto que era. Ahí comencé a darme cuenta de que tenía un novio caño… pero demasiado caño. Se metió a la cama y me abrasó. Yo me acomodé en su pecho.

Emi- Amor…

Nico- ¿Qué?

Emi- Cuando yo me vaya no vas a estar mirando a otras mujeres ¿o si?

Nico- Solo tengo ojos para mirarte a ti hermosa…

Emi- Y no vas a dejar que las mujeres te miren ¿cierto?

Nico- ¿Por que lo dices?

Emi- Porque yo no tengo la culpa de tener un novio caño… cualquier gato puede aparecer…

Nico- ¿Te parezco caño?

Emi- Re caño…

Nico- Me pongo así solo cuando estoy cerca de ti. Si me alejo me pongo feo…

Me reí despacito y lo besé. Me volví a acomodar en su pecho, mientras el me daba un beso en la cabeza y me acariciaba. Al poco rato, nos quedamos dormidos.

A la mañana siguiente, cuando desperté, Nico no estaba, me había dejado una notita que decía:

Hermosa, me fui temprano, no se, por ahí tus papas se enojan y piensan cualquier cosa.

Te amo, nos vemos cuando te despiertes, quiero que estés con migo cuando venga la policía y saquen a mi tío de la casa. Te voy a necesitar mucho mi amor… Espero que hayas pasado una buena noche, disfruta tu desayuno, te dejo muchos besitos.

Sonreí sola al leer la nota, fue muy tierna. Me vestí y bajé a desayunar.

Julia- Emi, despertaste! Nico vino temprano, pero estabas dormida y no te quiso despertar…

Emi- Si, si, claro… (Le dije nerviosa)

Julia- Te dejó esto (Me pasó una bandeja con mi desayuno. Tenía un montón de cosas ricas para comer. Y además, un flor muy linda)… me pidió que te lo entregara…

Emi- Ahora entiendo lo del desayuno… (Dije hablando con migo misma)

Julia- ¿Por qué lo dices?

Emi- No, no… nada, pavadas mías mamá… ¿Dónde está papá?

Julia- Fue con Nico a llamar a la policía, están en la terraza…

Miré a la terraza, y ahí estaba Nico mirándome, mientras hablaba con mi papá. Comenzamos a jugar con señas, yo le hacía muecas y él trataba de no reírse, para demostrar madurez con mi papá. Eso me hizo mucha gracia, y empecé a tirarle besos. Cuando mi papá se daba vuelta, el me los devolvía, pero de pronto, mi papá corrió la cortina de la ventana que impedía que me viera y descubrió el nuestro juego.

Alejo- (Riendo) Bueno Nico, anda con Emi mientras llegan… supongo que no te vas a poder concentrar con ella ahí haciéndote un show…

Me morí de risa, mi papá entró y me saludó con un beso en la cabeza. Atrás apareció Nico, que me abrazó, y cuando nadie miraba, le robé un beso.

Nico- Emi, nos van a ver, me da cosa… (Hablando bajito)

Emi- Bueno!! (Le robé otro beso y me reí) Ya está, es el último…

Nico- Gracias... (Le dí un piquito)… Emi!!

Emi- Ya, perdón… (Riéndome)… ¿No me das uno tu? (Mientras le rodeaba el cuello con mis brazos)

Nico- Acá no…

Emi- Dale…

Nico- No Emi…

Emi- ¿Por qué te da vergüenza?

Nico- No se… pero acá no…

Emi- (Le hice pucheritos)

Nico- Aunque… tu carita me puede… (Me dio un besito muy tierno)

Lo abracé con fuerza y apoyé mi cabeza en su pecho, y fuimos caminando así hasta la cocina.

Julia- Chicos no se vayan a caer así… (Riéndose)

Alejo-Te dije Julia que no los dejes jugar con pegamento!! (Bromeando) Ahora ¿Cómo los vamos a despegar?

Emi- No jodas papá… yo me puedo separar de él cuando yo quiera!

Julia- Enserio? Haber, dale!

Emi- Es que ahora no quiero…

Todos se rieron, incluso Nico, que ya estaba más relajado y estaba tomándoles confianza a mis papás. Empecé a empujarlo hacia el living, y luego hacia a fuera.

Cerramos la puerta y nos re besamos. Nos sentamos en la entrada de la cabaña, mientras hablábamos y cosas así, escuchamos el sonido de las sirenas. Nos volteamos y vimos llegar 2 auto patrullas, con las luces encendidas y metiendo mucho ruido con las sirenas.

Mi papá salió de la cabaña y fue a recibir a los policías, quienes lo saludaron mostrando mucho respeto. En ese momento recordé la carpeta, que había quedado en mi habitación y corrí para ir a buscarla. Volví lo más rápido que pude y partimos a la casa de Nico.

Nico no me soltó la mano en todo el corto viaje, yo le hacía cariño en el brazo y la espalda para que se calmara pero era inútil, sentí como sus manos temblaban, estaba muy tenso. En fin, llegamos a la casa, 4 oficiales se bajaron de los autos y entraron brutalmente derribando la puerta que estaba cerrada. Hubo un rato de silencio en el que Nico casi sale corriendo hacia la casa. Pero lo contuve como pude. De pronto, aparecieron los oficiales. Traían al tío de Nico, esposado, el tipo nos miraba con un odio que me estremeció. Nico me apretó la mano, yo lo miré, note como se miraban. Era casi escalofriante verlo con tanto odio en la mirada, y el tipo que sostenía una mirada penetrante, era como si estuvieran luchando con los ojos.

En ese momento algo muy inesperado ocurrió, el hombre se soltó y corrió hasta nosotros, me agarró de un brazo y me separó de Nico, lanzándome al suelo, caí de lado, y todo el impactó lo aguanté con mi brazo, para no golpearme la cabeza, me golpeé tan fuerte que me fracturé el brazo, lloré en silencio por el dolor y miré aterrada al tipo que se me acercaba. No se que tenía contra mi, supongo que Haber hecho las cosas necesarias para quitarle la propiedad, pero vi en sus ojos mi muerte, me quedé helada.

RELATA NICO:

No se como todavía, pero el tipo se soltó. Bartolomé se soltó, y se nos acercó rápidamente, agarró a mi Emi del brazo y la lanzó contra el suelo. Al principio pensé que estaba bien, pero luego la vi llorar. Por primera vez la veía llorar por dolor, porque alguien le había hecho daño. No soporté verla así, me levanté de donde estaba, iba a golpearlo pero el fue mas rápido. Me dio un golpe en el estómago, que me dejo sin aire y me sacó unas lágrimas. Luego, me golpeó la cara, haciéndome sangrar nuevamente los labios, que todavía no tenía totalmente curados. Escuché un sollozo de Emi, que se le escapó, y me llené de ira. Barto me miró y me agarró del cuello, tratando de ahorcarme mientras me decía:

Barto- Te vas a arrepentir Nicolás, te vas a arrepentir… (Los policías se iban a acercar)… Un paso mas y lo mato!! (Se quedaron quietos) Escúchame bien Nicolás, ves a tu amorcito ahí? (Me apunta con el dedo) Te voy a matar ahora, así que aprovecha de verla por última ves… voy a hacer que te arrepientas de haberla conocido! Yo te di todo, eres un malagradecido, estabas solo en el mundo, yo te cuide y te salve!!!

Se me llenaron los ojos de lágrimas, miré a Emi, que me miraba con terror de que me hiciera algo. Todo se puso como en cámara lenta. Me puse una mano en el pecho. Y dije mirando a Emi, con una sonrisa:

Nico- Jamás me voy a arrepentir de haberla conocido… ella es lo mejor que me pasó en la vida…

RELATA EMI:

Fue tan tierno lo que me dijo. Me levanté como pude, Bato empezó a ahorcar a Nico, me asuste cuando escuche que tosía. Me acerque sin que se diera cuenta, y le largué una patada en su punto débil. Soltó inmediatamente a Nico, y calló al suelo. Todos los policías corrieron y lo volvieron a agarrar. Lo metieron en el auto patrulla y le pusieron doble esposa en las manos y en los pies.

Cuando soltó a Nico, el se tiró al suelo, cayendo de rodillas, y luego apoyó su frente en el suelo, tratando de respirar, porque estaba asfixiado. Yo me acerque asustada para ver como estaba, era raro, pero no sentía ningún dolor en el brazo. Con el otro brazo obviamente, le agarré la carita mientras me arrodillaba frente a él y le levanté la cabeza. El puso una de sus manos en mi hombro, me atrajo hacia él y me abrazó con fuerza, teniendo cuidado con mi brazo.

Nico- ¿Estas bien mi amor?

Emi- Ahora que estas a salvo, estoy perfecta…

Nico- ¿Y tu brazo?

Emi- (Cuando me preguntó, recordé que me dolía) Au… creo que me fracture…

Nico- Déjame ver… (Tomando mi brazo con cuidado y delicadeza)

Emi- No, no toques!! Me duele!!

Nico- Tranquila, no te hice nada todavía… (Me tocó el brazo con un dedo y grité)… si te fracturaste… vamos, te llevaré al hospital…

 

Escribir comentario

Comentarios: 3
  • #1

    historias2 (jueves, 15 septiembre 2011 15:45)

    Mas Idiotas los policias -.- ven todo y no hacen nada

  • #2

    rvmaythenand (miércoles, 25 enero 2012 02:31)

    Son unos idiotas. Pobre Emi.

  • #3

    novelasvazattias (domingo, 20 enero 2013 00:44)

    wiiii, mira por donde voy todo en una noche, vamos yo jaja

PRIMERA PARTE: Nº 4

Emi- ¿Seguro que estas bien? (Acariciándole la carita)

Nico- Si hermosa… vamos.

Policía- Bueno, señor, ya esta, lo llevaremos a la comisaría, y en unos días lo llamaremos para que vaya a declarar.

Nico- Gracias oficial…

En eso apareció mi papá, que se había desmayado con toda la tensión.

Alejo- Vamos chicos, yo los llevo…

En fin, llegamos al hospital, Nico no se separó de mí en ningún momento. Al rato, mientras me ponían el yeso, llegaron mi mamá y luz. La enanita corrió hacia mí y me abrazó, luego le dijo algo a Nico que me dio mucha risa:

Luz- Gracias por cuidar a mi hermana… mi papá dijo que si no la cuidabas bien te iba a castrar… ¿Qué significa eso?

Todos nos reímos a carcajadas.

Emi- Otro día te explico enana…

Al rato después, fuimos caminando con Nico por el pueblo.

Nico- Emi… ¿sabes que día es hoy?

Emi- No me digas que es tu cumpleaños…!!! (Me asusté)

Nico- (Riendo) No amor… es… es sábado… osea que mañana… (Se me acercó mucho)

Emi- Mañana que…? (Lo besé)

Nico-(Se separó) Mañana…mañana te vas… ¿No?

Habló con una tristeza que me llego hasta el alma, se me llenaron los ojos de lágrimas, y bajé la cabeza. Me hubiese gustado decirle un montón de cosas. Cosas como que me encantó lo que le dijo a Bartolomé, que lo amaba mucho, que no me quería separar de él, que tampoco me arrepentía de haberlo conocido. Que era mi primer gran amor, que era mi todo. Que no sabía como rayos iba a vivir sin él, porque lo había hecho tan mío, estaba tan aferrado a mi corazón, que separarme de él era mas doloroso a que me arranquen el corazón a carne viva.

Nico me agarró la cara y me RE partió la boca, con un beso muy apasionado, fue como si hubiese escuchado todos mis pensamientos. En un momento, temí que dentro de mi torpeza haya pensado en voz alta. Desde ese beso que nos dimos, todo fue vertiginosamente rápido. Cuando llegamos a la cabaña, mi mamá ya estaba en la faena de guardar todo en los bolsos, para partir temprano en la mañana. Con Nico nos miramos con tristeza. Mi mamá recién ahí, entendió la situación. Así que tratando de ayudarme, para poder pasar el mayor tiempo posible con él, lo invitó a cenar. Fue una cena muy calla, la tristeza de nosotros dos, contagió a los demás.

Alejo- Chicos… arriba ese ánimo, se van a poder seguir viendo, Emi puede venir a visitarte de ves en cuando, y siempre vamos a venir para acá en vacaciones. Además siempre están el teléfono y el Chat.

Con Nico, solo sonreíamos débilmente, con cada cosa que mis papás decían, tratando de hacernos sentir mejor. Pero nuestra decisión ya estaba tomada, y solo la sabíamos nosotros. Ellos no entendían que era lo mejor por el momento, porque estar separados nos iba a hacer tan mal, que cualquier contacto que tuviéramos a la distancia, nos podía hacer peor, ahora yo tenía que concentrarme solo en mis estudios, y Nico en reconstruir su casa y encontrar un trabajo.

Después de comer, salimos a caminar. Al final, terminamos dando un paseo en bote por el lago. Era una noche realmente hermosa. La luna brillaba al igual que esa noche, donde nos dimos nuestro primer beso. Yo estaba sentada junto a Nico, igual que la primera vez. El me abrazaba igual también.

Nico dejó de remar. Y me miró.

Nico- Emi… estos días que estuve contigo… fueron los mas felices de mi vida… he vivido siempre atormentado por ese tipo, tratando de recuperar lo que era mío… y de la nada, apareciste tu mi vida… e hiciste todo realidad. En solo una semana, hiciste todo lo que yo no logré en años, ahora soy libre y feliz… todo, gracias a ti mi amor.

En tan poco tiempo, te e llegado a amar tanto… no tienes idea de cuanto…

Emi- Y yo también mi amor… te amo con locura… me hiciste tan feliz… me enseñaste a amar… hiciste de un beso, que antes consideraba tonto lo mas hermoso del mundo. Y pensaba así porque… jamás había amado a alguien tanto… tienes razón que es poco tiempo… pero siento que te conozco de toda la vida… y te voy a extrañar y necesitar muchísimo…

Nico- Yo también Emilia… yo también… no tengo palabras para decirte todo lo que siento… jamás pensé que iba a encontrar este amor tan grande…

Me acerqué a él, y le agarré la carita por el mentón:

Emi-Te amo…

Nico-Bésame… (Lo besé)… te amo… (Me agarró de la nuca, y me empezó a besar como nunca antes. Con mucha ternura, con mucho amor, me transmitió una paz muy hermosa…

Mas tarde, me fue a dejar a la cabaña. Se despidió y me dio un último beso, y se marchó. Antes de dormirme, sentí la necesidad de escribir una canción. Me di tantas vueltas pensando en como hacerla, en la letra, en la melodía, en todo… hasta que porfin salio a la luz. Me encantó como había quedado. Se la había escrito a Nico, había volcado todos mis sentimientos en ella, y de título le puse: “Guarda tu fe”. En la parte de atrás, le escribí una carta, donde traté decirle todo lo que sentía, porque si la canción era como una promesa, la carta era un adiós. Guardé todo en mi bolso, excepto las canciones que le había dedicado a Nico y la que le había escrito. Busqué una cajita y guardé todo eso ahí, además de mi mp3, que tenía grabadas todas las canciones con mi voz y mi guitarra. Cerré la caja, liberé un suspiro y me fui a dormir.

A la mañana siguiente, cargamos todas las cosas al auto, era muy temprano y lo pero era que Nico no aparecía. Mis papás cada vez estaban mas impacientes, porque les decía que se me quedaba algo y que tenía que subir a mi habitación a buscarlo, y me quedaba ahí un rato, tratando de hacer tiempo para que apareciera Nico. Desde el auto escuchaba como me llamaban ya enojados. En medio de los nervios, la pena que tenía, y la desesperación, me puse a llorar. En eso, apareció mi mamá, que algo ya estaba sospechando de lo que pasaba.

Julia- Mi amor… ¿Qué pasa?

Emi- Nada… (Hablando con la voz totalmente quebrada)

Julia- ¿Y desde cuando que lloras por nada?

Emi- Desde siempre, lo sabes…

Julia- Emi… quizás Nico no quiso venir, yo pienso que a él también le duele despedirse…

Emi- Si puede ser… (Me sequé una lágrima, fue inútil, porque seguí llorando)

Julia- Vamos hija… (Me agarró de la mano)… Luz se está preocupando…

Odiaba cada ves que mi mamá usaba a Luz para convencerme, porque ella sabía que esa enana era una debilidad mía. La adoraba, y lo sigo haciendo, aunque es insoportable, me puede. Así que decidí seguirla. Antes de salir, liberé un suspiro, me sequé las lágrimas. Me puse en el pórtico de la casa y dejé la cajita en la puerta. Luego caminé hasta el auto, me subí y me puse a mirar por la ventana. Creo que mi papá me preguntó si estaba bien, pero yo volví a llorar, en silencio, me caían las lágrimas y miraba un punto fijo. Creo que mi mamá le hizo unas señas a mi papá y a mi hermana para que no me dijeran nada. La verdad no me molesté en comprobarlo. El auto partió, sentí como si me estuvieran desgarrando el alma con cada metro que avanzaba. De pronto, se me ocurrió algo, y pegue un salto que todos se asustaron:

Todos- ¡¿Qué pasó?!

Emi- ¿podemos pasar por el pueblito?

Alejo- ¿Para que?

Emi- Para que vean las cosas que hay antes de seguir, Luz puede comprarse un helado y estoy segura, mamá, que te van a gustar las cosas que hay. Así mi papá puede descansar antes de seguir.

Alejo- Pero si el pueblo queda a 5 minutos de acá, no estoy cansado.

Le pegué un codazo despacito a Luz:

Luz- Ehhh… dale pá… yo quiero un helado!!!! (Haciendo pucheros)

Alejo- Bueno, bueno, está bien… pero sólo estaremos un rato ahí, no quiero que tardemos en llegar…

Emi- Si, si, prometido!

No se porque, pero necesitaba pasar por ese pueblo antes de irme. Llegamos, y yo me bajé desesperada del auto, como si me estuviera ahogando. Corrí hasta el local donde había estado con Nico y pedí una bebida, la misma bebida. Pero me sorprendí, no era igual.

MIENTRAS TANTO; RELATA NICO:

Ese día me desperté, muy relajado. Al principio, no recordaba que Emi se iba a ir temprano, pero cuando noté el día que era, me quería morir. Me vestí mas rápido que nunca, corrí hasta el establo, monté mi caballo y corrí hasta su casa. Encontré la cajita, leí su carta que decía:

Nico… no tengo palabras para explicarte lo que estoy sintiendo en este momento. Es como si una etapa de mi vida hubiese acabado y ahora esté comenzando otra.

No sabes cuanto me habría gustado quedarme, poder estar a tu lado siempre, habría sido perfecto, habría sido mágico.

No sabes lo feliz que me hiciste en estos días. Jamás pensé que este viaje me cambiaría tanto la vida, porque… uno nunca sabe cuando el amor va a tocar tu puerta… y eso es lo que me pasó, abrí la puerta, sin siquiera saber quien era… y, bueno, ya sabes a que me refiero.

Te llegué a amar tanto mi amor… no sé como voy a hacer para estar sin ti todo este tiempo que se acerca… pero quiero que sepas que no importa cuanto tiempo estemos separador, no importa si en algún momento tu te enamoras de otra chica, o si yo me enamoro de otro chico, siempre, siempre, al que voy a amar realmente vas a ser tu, al que voy a recordar todas las noches, antes de dormirme para soñar con tigo. Nunca te voy a olvidar…pueden pasar miles de años, y yo te voy a seguir amando.

Te dejo todas las canciones que escribí para ti, las grabé. También te dejo besos, uno para cada día que no esté, te dejo abrazos, caricias y muchos te amo.

Te amo… guarda tu fe mi vida…      

Hasta pronto….                                                                               Emi ♥            

 

Terminé de leer la carta, y no pude evitar las lágrimas. Jamás me había puesto así por una chica, por eso sabía que ella era especial, era diferente. Leí todas las canciones y también las escuché, me encantaba su voz, era tan dulce, tan suave, transmitía tanta paz.

La que más me llegó, porque me la había hecho como una despedida fue una que se llama: Guarda tu fe. Esa me mató, me costó mucho controlar mis emociones cuando la escuché.

Nico- No puedo creer que se fue… y no alcancé a despedirme… (Empecé a gritar, mientras pateaba el suelo)

Sentía una rabia horrible. Decidí ir al pueblo, necesitaba relajarme, poner la cabeza en otro lado, y ahí solo, no lo iba a lograr. En fin, llegué, y me fui a sentar al local donde había ido con Emi. Me agarró una nostalgia muy rara, pedí la misma bebida de la última vez. Al probarla, se me llenaron los ojos de lágrimas al darme cuenta de que no tenía el mismo sabor. De pronto, sentí su perfume en el aire. Creí que me estaba volviendo loco. Pero de pronto, vi como venían los chicos del otro día a molestar. Se sentaron en mi mesa, agarraron la bebida y se la tomaron, al tiempo que decían tonterías para sacarme de quicio.

Xx1: Vaya Nicolás, que sorpresa encontrarte aquí tan solito… y triste!

Xx2- Huy, si, miren, el bebé esta a punto de llorar…

Nico- Chicos, no estoy de humor ahora para sus bromas ¿Si?

Xx1- ¡No! ¿A dónde se fue tu noviecita?

Xx2- Si! ¿Dónde está? ¿Te dejó acaso?

Xx1- (Riéndose de una forma que odiaba y me irritaba) Yo sabía que te iba a dejar en cualquier momento, se iba a aburrir!

Nico- Cállense, no me dejo! (Les grité, levantándome de la silla)

Xx2- Epa!! Tranquilo!!

Xx1- Haver si eres tan valiente… si no te dejó ¿Dónde esta ahora?

RELATA EMI:

Estaba en el local, tomando mi bebida, pensando en Nico, otra cosa imposible. De pronto, sentí que llegaba su perfume hasta mí, y me dije a mi misma:

Emi- Ah, no, Emilia te estas volviendo loca… ahora también lo hueles…

En eso, escuché su voz, su hermosa voz, mi rostro se iluminó, lo escuché enojado, había dicho claramente: Cállense, no me dejo!

Comencé a buscarlo con la mirada con desesperación. Hasta que de pronto lo vi. Se veía tan lindo, pero se le noté los ojitos hermosos que tiene llorosos, se me partió el alma. Me empecé a acercar, y vi a los molestos chicos del otro día diciendo estupideces.

Xx2- Epa!! Tranquilo!!

Xx1- Haver si eres tan valiente… si no te dejó ¿Dónde esta ahora?

Emi- Acá estoy eh!

RELATA NICO:

Cuando escuché su voz, me llené de una sensación tan especial, tan hermosa. No podía creer que estaba allí parada, apoyándome y haciéndome el aguante como siempre. Los dos chicos se corrieron y la vi, estaba allí, no había sido mi imaginación, tenía sus ojitos hinchados, pero se veía hermosa, yo me quedé parado como un idiota, no podía reaccionar.

Emi- Estaba en el baño… ¿Vamos mi amor?

Me agarró la mano, y me sacó de ahí, otra ves y como siempre, mi salvadora. Dimos la vuelta por una calle, yo iba callado, estaba impactado. De pronto se detuvo y se puso frente a mí, me puso su mano en mi cara, me acarició, tan dulcemente como siempre. Al sentir su piel, reaccione, solo para mirarla y abrazarla:

Nico- Pensé que te habías ido…

Emi- Y yo que no iba a poder despedirme…

Nico- Yo me moría si no llegaba, y cuando llegue a la cabaña y vi que no estabas, pensé que había llegado tarde, y de pronto, apareces acá para ayudarme, de la nada… ¿Cómo haces para estar siempre que te necesito?

Emi- ¿Te gustó lo que te dejé? ¿Leíste la carta?

Nico- Leí la carta, leí y escuché todas las canciones, y me encantó… jamás voy a poder dejar de escuchar tu voz mi amor… y jamás voy a poder dejar de leer lo que escribiste… es hermoso

Emi- Lo que escribí es verdad… jamás te voy a olvidar mi amor…

Nico- ¿No me cantas un pedacito de Guarda tu fe? Me gustó mucho esa… la voy a escuchar cada ves que me hagas falta, que te extrañe, que necesite sentirte cerca…

Emi- Esta bien… (Emi empezó a cantar)

En cada bandada de palomas estaré

Y cada canción que me recuerde cantaras

En cada silencio que no esperes me tendrás

En cada caricia de otras manos llegare (Me acariciaba la cara)

Por todos los besos que faltaron volveré

Por cada mañana sin mis brazos buscaras (Me abrazó)

En otras mujeres, que te amen estaré

Y siempre que llores, por mi yo lloraré

Guarda tu fe, escrito esta que un gran amor no morirá jamás

Guarda tu fe, he de volver, y un mundo nuevo veras llegar

No importa cuando, no importa donde…

Una mañana me encontraras… (Se le quebró la voz, pero yo no lo noté)

Emi se quedó abrazada a mí, como si tratara de que no la separaran de mi lado, de pronto, escuché que estaba llorando, se me partió el alma:

Nico- Mi amor… cantas tan hermoso… pero perdón, no debí pedirte que cantaras…

Emi- No digas eso… yo quería hacerlo… te quería regalar esa canción… para que entiendas que siempre voy a estar… siempre…

RELATA EMI:

Nico me miró con ternura, de pronto, escuché la voz de mi mamá que decía:

Julia: Emilia!!! ¿Dónde te metiste? Nos tenemos que ir!!

Nico- Anda Emi… o se van a preocupar…

Emi- No… (Rompí a llorar)

Nico- Mi amor, hey, mírame, mírame (Me agarró la cara)… nos vamos a ver otra ves ¿Si? Nos veremos otra ves (Yo asentí) Te lo prometo…

Yo no me aguanté más y lo besé. El me siguió el beso con mucha ternura, convirtiéndose en un beso muy apasionado. Un beso que jamás olvidaría. Nico se separó, me acarició la cara, me dio un piquito y luego me agarró la mano:

Nico- Vamos… te voy a dejar al auto ¿si?

Yo asentí nada mas, estaba para adentro. Quería estar sola en un desierto y gritar, gritar y gritar con todo lo que me daban mis pulmones. En el camino al auto, ambos comenzamos a apretar nuestras manos, yo empecé a temblar de puros nervios. Llegamos a donde estaban todos. Mis padres sorprendidos de ver a Nico, se despidieron cariñosamente de él y subieron al auto, mientras que Luz desde adentro saludaba con la mano. Abrí la puerta del auto para subir, pero sentí que Nico me detenía el brazo. Me voltee y me acarició nuevamente la cara con mucha dulzura. Al parecer ya no le daba vergüenza que mis papás nos vieran así, porque luego me besó. Me besó con un amor enorme, me separé, el me sonreía, yo le devolví la sonrisa:

Nico- Cuídate mucho princesa…

Emi- Tu también, príncipe…

Abrió amablemente la puerta para que subiera, y antes de cerrarla, se me acercó, me acarició la cara y me dijo al oído: Te amo. Luego me dio un piquito, mientras volvía a acariciarme la cara, yo modulé con la boca un te amo, sin emitir sonido alguno. Me sonrió y cerró la puerta. El auto empezó a avanzar, me asomé por la ventana. Estaba ahí parado, saludando con la mano, con una sonrisa, mientras le caía una lagrima por la cara. Yo por mi parte, le sonreí, mientras también me caía una lágrima por mi cara. En ese momento, solo pude pensar en lo feliz que había sido con él, y que tenía muchas razones para sonreírle de esa manera, sin darle importancia a la gran tristeza que estaba conteniendo. Todas estas emociones juntas, me llevaron a pensar lo siguiente:

En la vida hay momentos en que extrañas mucho a una persona, y quisieras hacerla salir de tus Sueños para estrecharla fuertemente en tus brazos.

Cuando una puerta se cierra, siempre hay otra que se abre  pero seguimos mirando la puerta cerrada sin dar importancia a la que se acaba de abrir. No te fíes de las apariencias: a menudo son engañosas. No te obsesiones con la riqueza: es perecedera. Busca a alguien que te comunique la sonrisa pues basta una sola de ellas para que el más triste día se transforme en otro mejor. Busca a alguien que haga sonreír a tu corazón. Porque la vida es única y solo existe una posibilidad para hacer las cosas que queremos hacer. Los afortunados no tienen necesariamente lo mejor de lo mejor. Simplemente escogen lo mejor de lo que encuentran en su camino. El más hermoso futuro siempre dependerá de la necesidad de olvidar el pasado. Nunca podrás avanzar en la vida hasta que hayas superado los errores del pasado y todo lo que lastima tu corazón. Cuando lloras como un niño todo tu entorno sonríe. Vive la vida plenamente, ve hasta el fin de las cosas siempre con alegría  a pesar de las lágrimas de los otros .Sueña lo que deseas soñar, Ve a donde deseas ir, intenta ser lo que deseas ser, lucha por lo que quieres… y sé feliz… Pensé en todas estas cosas, me daban vueltas una y otra vez en la cabeza, mientras veía la figura de Nico desaparecer en la distancia… no sabía lo que me esperaba el futuro, pero estaba segura de que tenía claro que era lo que quería… nada me iba a detener… sentía que era una persona nueva… sabía que iba a extrañar a Nico… pero también sabía que lo iba a ver de nuevo… luego pensé y dije en voz baja:   Hasta pronto mi amor…

 

 

¿Fin?

 

Escribir comentario

Comentarios: 3
  • #1

    Patrícia (domingo, 18 diciembre 2011 07:29)

    Perfeito demais, não tenho palavras.
    Parabéns!

  • #2

    Shofy (viernes, 09 marzo 2012 23:12)

    muy buena la primera parte pero la segunta la leo mañana tengo sueño :| besitos!!

  • #3

    novelasvazattias (domingo, 20 enero 2013 00:50)

    terminee laprimera parte wiiiiiiiiiiii, me encanto, vamos a ver si en la segunda va a haber rencuentro

hosting web
;D
;D
Mi tumblr<3
Mi tumblr<3